Tóxicos emocionales. La Hipocresía

“Lo que permite el resurgimiento de la hipocresía es la pura debilidad moral y la cobardía. Si ustedes tienen valentía para afrontar las consecuencias, nunca dirán una mentira”.  
                                    (Sathya Sai Baba).


LA HIPOCRESÍA

  La autenticidad en una persona no es un hecho que logre de la noche a la mañana. Ser lo que se es; ser íntegro, singular, honesto, son valores y virtudes que se desarrollan con el tiempo, a medida que la persona reconoce su individualidad, como susceptible de mejorar y reflejar a los demás lo mejor de la vida.

  Las relaciones interpersonales nunca son fáciles. El acoplamiento, la comprensión y la adaptación que las personas requieren entre sí, llega en muchos casos después de grandes dificultades por las diferencias del carácter, los gustos e intereses personales.

  Por lo demás, es posible que las personas no exhiban realmente lo que son y muestren actitudes y expresen sentimientos contrarios a lo que verdaderamente desean o sienten. Así, muchas relaciones pueden basarse en la falsedad y falta de autenticidad entre las personas.

  La hipocresía es una distorsión de la verdad, la autenticidad, la honestidad y la consideración con otros. Significa mostrar una doble cara, incluso una doble moral frente a lo que otras personas podrían ser para uno; en el fondo la hipocresía es una manifestación de rechazo, desprecio; es una falta de compromiso ante la posibilidad de desarrollar relaciones comprometidas o que respeten la integridad del otro.

  Como tóxico emocional la hipocresía puede cargarnos al percibir los comportamientos injustos, falsos, desconcertantes de los demás hacia nosotros. Aprendemos a no fiarnos de estas personas, por qué no logramos su empatía o aceptación. Sin embargo, la vida no es un manantial de rosas o un horizonte colorido donde todo alumbre. Se presentan la incomprensión, el desacuerdo, la crítica, la envidia... que hacen a las personas asumir una posición falsa con sus semejantes.

LAS PERSONAS SON HIPÓCRITAS PORQUE...

_ Tuvieron ejemplo en su hogar de acciones, actitudes y sentimientos falsos de sus padres, cuidadores o familia en general.

_ Sienten envidia de otras personas en algunos aspectos: estilo y calidad de vida, carácter, moda, costumbres, lenguaje, etc.

_ No son auténticas y consideran que otras personas tampoco lo son o lo pueden ser.

_ Se adscriben a grupos sectarios, unilaterales, exclusivos, que no aceptan otras miradas y perspectivas de la vida.

_ No creen que en la vida se puedan aprender o lograr verdades para el beneficio de la propia existencia.

IDENTIFICA, EVITA Y CONFRONTA LA HIPOCRESÍA

Sugerencias que pueden ayudarte con respecto a este tóxico emocional.

_ Recuerda que la envidia forma parte de este mundo. No a todos cae bien que progresemos o hagamos ciertas cosas bien.

_ Ten en cuenta que no todas las personas están en proceso de cambio personal; esto hace que no sean auténticas del todo, o manifiesta muchas de sus debilidades constantemente.

_ Perdona a quienes sabes que no les caes bien. Así disminuye la sensación incómoda de sentirse rechazado, despreciado, acaso odiado.

_ Aprende a que ciertas miradas, comentarios y actitudes no te afecten porque Tú decides estar bien y vivir bien.

ALGUNA PREGUNTA PARA REFLEXIONAR

1.- ¿Soy auténtico/a con los demás? ¿Cómo lo demuestro?

2.- ¿Qué personas considero son hipócritas conmigo? ¿Qué razones encuentro para ello?

3.- ¿Por qué es difícil ser una persona auténtica?


Si te ha gustado ¡Comparte!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...