Emociones. Ejercicios para trabajar La Culpa


"La culpa no está en el sentimiento, si no en el consentimiento"

(Bernardo de Claraval)


Emociones
Ejercicio para trabajar la Culpa.



  Otra emoción auto destructiva es la culpa. Aunque he de decir que la culpa está relacionada más bien con la baja autoestima y que la culpa como emoción no es innata en el ser humano.


¿Cómo se relaciona la culpa con la autoestima? Las personas que tienen baja autoestima sienten mucha culpa, como consecuencia les cuesta mucho sentirse bien acerca de ellos mismos.

  La culpa tiene muchísimo que ver con tu nivel de exigencia personal y lo críticos que eran en tu hogar de infancia. Ponerse retos como técnica de superación está bien, pero si tus expectativas son irracionales o se contradicen con tu naturaleza innata serán la causa de una insatisfacción continuada, cada vez que no cumplas tus expectativas.

  La culpa normalmente busca castigo (hiciste algo mal y tu mente justiciera cree que debes pagar por ello) y si no la liberas, te lo hará notar a través de enfermedades que serán un auténtico auto-castigo. Es importante saber que el objetivo de la vida es ser feliz y aprender a amar. A partir de aquí cada uno se pone sus normas de auto-exigencia y sus "deberías": "debería ser ordenada", "debería dejar de fumar", "debería estudiar derecho", "debería ser mejor madre" etc. Algunos son tuyos, otros no. 

  Corresponden a las expectativas de otras personas sobre ti, tú simplemente les has dado poder para que te afecten y te sientas inadecuad@ si no los conviertes en realidad. Pero todavía estás a tiempo de elegir. Escoge aquello que te haga sentir bien y sustituye los "debería" por "podría": "si quisiera podría ser ordenada", "si quisiera podría estudiar derecho" etc. 

  Para ver si eres demasiado dur@ contigo mism@, haz el siguiente experimento. Imagínate que tu hij@ o pareja te fallan en algo. ¿Cuál sería tu reacción? Aunque inicialmente te enfadarías y lo expresarías, es muy probable que los perdonaras rápido, porque los quieres.

  Ahora imagínate que tú haces lo mism@ y te fallas a ti o peor aún a una persona a la que quieres. ¿Cómo reaccionas? Probablemente tu bronca hacia ti mism@ tendrá unas proporciones algo mayores. Para saber si te estás tratando como te mereces, aplícate la misma medida que le aplicas a la persona que más quieres en este mundo. Esa persona tendrías que ser tú, pero si no lo eres intenta al menos acercarte a la medida que puedas tener por otra persona. Tú también te lo mereces. Y tú también lo haces todo lo mejor que puedes. La culpa no ayuda a nadie.

  Nada que sea sentirse mal ayuda nunca a nadie. Si realmente has hecho algo que consideras muy malo, intenta solucionarlo si se puede y luego libéralo y perdónate. La culpa reiterada se convierte en odio a un@ mism@ y si pierdes tu conexión interior todo se estanca en tu vida. El amor mueve el mundo; si no hay amor nada se mueve en tu Vida...  

EJERCICIO.: 

  Haz una lista de todas las peores cosas que has hecho. Anota también tus adiciones y los comportamientos que ahora no encuentras para nada justificables. No vayas rápido, ponte música y deja que vayan saliendo. Cuando acabes observa tu lista. Si alguna cosa todavía se puede reparar, haz por arreglarlo.  Si no se puede, mira si la puedes equilibrar en otra situación parecida aunque sea ayudando a otras personas en la misma situación. Si no encuentras ninguna manera, adquiere contigo mism@ el compromiso de que actuarás diferente la próxima que vez que la vida te presente una oportunidad parecida. 

  Reconoce que lo hiciste todo tan bien como pudiste con la conciencia que tenías entonces y perdónate. 

 Cuando acabes el análisis rompe la lista y olvídate de todas esas acciones.         

 Comprométete contigo mism@ a que a partir de ahora vas a actuar de forma más consciente y ponlo por escrito en una carta a ti mism@. Llévala contigo encima a todas partes, para si te surgen dudas la tengas a mano. Recuerda que la coherencia interna es lo que le da la felicidad a tu espíritu. 


*  Os  dejo una lista interesante escrita por Dr. Matthew Anderson que habla acerca de la culpa tóxica.

Culpa tóxica:

Estas 25 oraciones son ejemplos de culpa tóxica. Si usted contesta "si" inclusive a una oración, usted vive con culpa tóxica. Si usted contesta "si" a 5 oraciones o más, necesita hacer algo urgente para liberase de la culpa tóxica.

Yo me siento culpable cuando…
  1. Como.
  2. Como mucho.
  3. Como comidas "no saludables".
  4. Sufro de sobrepeso.
  5. Digo "no."
  6. Me siento enojado.
  7. Tengo deseos sexuales.
  8. Me defiendo a mi mismo
  9. Voy primero.
  10. No estoy de acuerdo con mis padres (ya sea que estén vivos o muertos).
  11. Estoy flaco.
  12. Recibo atención.
  13. Dedico tiempo para mí mismo.
  14. Soy amado.
  15. Me siento necesitado
  16. Pido ayuda.
  17. Salgo con mis amigos.
  18. No soy productivo.
  19. No vivo de acuerdo a las expectativas de mis padres.
  20. No hago quehaceres de la casa.
  21. Gasto dinero en mí mismo.
  22. Hago lo que quiero.
  23. No soy perfecto.
  24. No soy feliz.
  25. Yo existo, estoy vivo.
Sentirse culpable no nos va a ayudar a tener una autoestima saludable. Honrarnos a nosotr@s mism@s y honrando nuestras necesidades nos va a ayudar a tener una autoestima alta.

Si te ha gustado ¡Comparte!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...