Tóxicos emocionales. La Culpa


" Echarle la culpa de tus errores a tu naturaleza no cambia la naturaleza de tus errores".   (Thomas Harris)

LA CULPA

  La culpa a nivel psicológico, constituye el sentimiento de responsabilidad provocado por una acción u omisión producto de daños causados a otros o en sí mismo. En el ámbito espiritual, la culpa se presenta como consecuencia del pecado, al poder discernir la persona entre el bien y el mal.

  En realidad, pueden distinguirse dos culpas: una llamada real, propia del pecado del hombre al trasgredir las leyes y mandatos divinos; y la culpa ficticia, aquella que surge de dificultades de la niñez, incluso la juventud.

  La culpa como tóxico emocional se refiere a la tendencia de la persona a ver sus comportamientos y acciones, en general, como censurables y dignos de condenación por parte de otros.

  En la vida interior de esta persona tal vez reposen residuos de censuras, condenas y recriminaciones que sus padres o cuidadores le hicieron frente a acciones que en realidad no presuponían experimentar culpa. Por ejemplo: cuando un niño cae al suelo, debe asumirlo como un suceso normal, pues todos los niños tropiezan; pero ello no es motivo para hacerle sentir al niño torpe o falto de habilidad, pues esto produce culpa innecesaria.

  En la vida presente, las personas vacilan en sus actuaciones, pensando si están bien o mal, si serán aprobadas o reprobadas. Dentro de los límites de lo normal, las personas actuamos con imperfección, por más educados y correctos que seamos.

  Es importante precisar que cada vez que el hombre cometa actos denigrantes, experimentará culpa y cierto remordimiento, pues su conciencia le recordará la violación moral o espiritual hecha. En algunos casos patológicos, como ocurre con los psicópatas, parece la consciencia no operar en este sentido, siendo la persona de una insensibilidad y frialdad increíbles.

La culpa sin resolver puede tomar diversas avenidas, como explica el Dr. Narramore (1996):

_ Comportamiento ejemplar: para ocultar su malestar y problemática interna (culpa), el individuo se porta muy bien, correctamente.

_ Dolencias corporales o somáticas: aunque son de carácter emocional, desembocan en reacciones fisiológicas como fatiga y dolores de cabeza.

_ Sentimientos depresivos: la persona puede acusarse continuamente; uno de los componentes en la sensación de depresión.

_ Hundimiento: la persona puede adentrarse más en malos actos, como un sentimiento de derrota, lo cual agranda más su sensación de culpabilidad.

_ Condena: ligado a los sentimientos depresivos, la persona se culpa o condena por haber cometido algún acto malo, perverso o vergonzoso.

_ Castigo: es posible que la persona se castigue a sí misma, negándose el alimento u otro recurso. En algunas culturas o eventos de tipo religioso o ritualístico se infligen daño físico como medio de expiación.

_ Expectación de censura: la persona piensa que quienes le rodean la harán objeto de censura y condenación. Se puede pensar que el mundo la tiene por indigna.

_ Proyección y crítica: es posible que las personas critiquen y juzguen a otros, por conductas que ellas mismas no han superado.

_ Compensación: la persona se dedica a hacer buenas obras y acciones para aminorar su sensación de culpa y sentirse expiada, acaso de paz.

  Cabe reflexionar que ambos tipos de culpa (con respecto al Dios y la autocensura personal) hacen vivir muy mal a la persona. Las anteriores avenidas de la culpa, deben ser suficientes como para tratar de disfrutar la paz interior y solucionar aquellas conductas erróneas de uno mismo.

  Cada acto, “malo” traerá sus consecuencias y malestar interior. Es algo propio de la naturaleza psicológica de Ser Humano. De manera que las buenas actuaciones cimentadas en valores y principios nobles, alivian y previene a las personas de caer en comportamientos inmorales, que a la postre sumirían a la persona en la frustración, la inconsciencia, la culpa, el sinsentido de la vida.

LAS PERSONAS SIENTEN CULPA PORQUE...

_ Realizan acciones que van contra el orden natural del bien y lo bueno.

_ Fueron muy censuradas, castigadas, exigidas, criticadas y condenadas, en alguna etapa       de la vida (especialmente en la infancia) por cuanto hacían, si bien en muchos casos no se justificaba la censura.

_ Posponen o evaden el cambio personal, por estar esclavizadas a comportamientos dañinos.

_ La inseguridad personal forma parte de su carácter y temen, dudan, vacilan, frente a sus actuaciones personales.

_ Permite que otros les manipulen y decidan por ellos. Luego se auto censura por no ejercer una voluntad firme y propia.

IDENTIFICA, EVITA Y CONFRONTA LA CULPA

Las siguientes sugerencias pueden ayudarte con respecto a este tóxico emocional.

_ Nunca olvides tu imperfección humana; actuamos muy acertadamente en muchas oportunidades; en otras, no tanto. No podemos culparnos por ser imperfectos.

_ Para la persona que crea en Dios el perdón divino libera el alma y el espíritu de la carga de culpa llevada por meses y años por haber transgredido normas divinas.

_ Perdona a aquellas personas que contribuyeron en algún período de tu vida en un sentimiento interiorizado de culpa.

_ Apuesta siempre por el bien y lo bueno, esto ahorra muchos remordimientos en la vida.

_ Cultiva una buena autoestima, que te fortalezca ante la crítica negativa, la intolerancia, el juicio de otros.

_ Ten metas reales, no ideales, desmentidos e irreales que te harán sentir incapaz, frustrado y lleno de culpa.

ALGUNA PREGUNTA PARA REFLEXIONAR

1.- ¿Cuándo fue la última vez que te sentiste culpable? ¿Por qué?

2.- ¿Qué tanto te exiges a ti mismo/a? ¿Qué sucede cuando no logras tus propósitos?

3.- Recuerda alguna experiencia con determinada persona que te hizo sentir culpable. ¿Cómo manejaste dicha situación?.
Image and video hosting by TinyPic

Si te ha gustado ¡Comparte!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...